Nada es posible sin nosotras

Nada es posible sin nosotras

La segunda Asamblea Nacional de Trabajadoras de Prensa del último 10 de octubre ratificó el rumbo iniciado en 2019 en La Plata. En pandemia y por medios virtuales, periodistas y militantes pusieron sus pañuelos en alto para profundizar las conquistas en las redacciones.

Por Beatriz Molinari (*)

“La feminización de la precariedad”. Con esta frase que caracteriza el presente de las trabajadoras de prensa y la comunicación del país Carla Gaudensi, secretaria general de Fatpren y delegada de la Agencia Télam, inició la Asamblea Nacional de Trabajadoras de Prensa. La de ella fue una de tantas expresiones escuchadas y debatidas el sábado 10 de octubre, en un plenario que debió sesionar en el marco de lo que hubiese sido el 35° Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No Binaries de San Luis, pospuesto por la pandemia. Gaudensi resaltó la importancia de poder realizar esta segunda asamblea, aún en el actual contexto sanitario y por medios virtuales, y agregó: “El sindicalismo nunca fue posible sin nosotres, pero sabemos lo que nos cuesta”.

Rosana Calneggia, primera secretaria de Género de Fatpren en la historia de la Federación, se refirió a la feminización de la pobreza advirtiendo: “Estamos en un momento en el cual las mujeres y el colectivo disidente somos doblemente explotades, dado que, además del trabajo periodístico, tenemos a cargo todos los cuidados niños, niñas y mayores y en general las tareas del hogar. Así, las jornadas se hacen interminables”.

Exhaustas, sobreexplotadas y pobres; las mujeres constituyen el 55 por ciento de las beneficiarias del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Por eso resuena con fuerza la demanda en defensa de la salud en general y de la salud mental en particular. La realidad del teletrabajo en pandemia arrastra viejos males y los perfecciona.

El aislamiento social también ha profundizado los problemas que se discutieron en el encuentro anterior –realizado en La Plata en 2019- porque complejizó el ejercicio del periodismo en cuanto a los modos de trabajo, limitaciones y recursos, sumando nuevas preocupaciones que tienen que ver con la lucha por los derechos laborales y civiles.

El encuentro enfatizó asimismo sobre las violencias que se producen dentro del ámbito laboral advirtiendo –en un diagnóstico compartido- que ese fenómeno se ha profundizado en los lugares de trabajo y celebró la media sanción de la Ley de Equidad en los medios de comunicación. Se plantearon luego tres ejes de debate: la precarización del empleo, la desocupación y el aumento de los cuidados que las mujeres afrontan a lo largo y lo ancho del territorio nacional.

Paritarias con orientación de género

La asamblea planteó que se impulsen negociaciones paritarias con orientación de género proponiendo, desde Santa Fe, la aplicación de “la ley Micaela de prensa” y que se trabaje un pliego de demandas específicas para que todos estos avances se repliquen en cada espacio y medio de comunicación. Una de las reivindicaciones orientada a confeccionar ese documento incluye la ampliación de licencia por paternidad.

A su turno, distintas compañeras actualizaron los relatos de discriminación, aludiendo a que siguen existiendo secciones vedadas en las empresas periodísticas. También persiste el miedo a participar en la actividad gremial, lo que retrasa los cambios en las empresas, medios comunitarios y organizaciones en general. Por eso, se consideró urgente avanzar en la elección de delegadas de género, un rol que encuentra fuerte resistencia en los medios.

Una de las cuestiones centrales que atraviesa el espectro de la militancia es la afiliación sindical, aún escasa y errática. La asamblea abordó la necesidad de ampliar las bases de trabajadores, ‘lugar’ desde donde se inician los cambios reales, e invitar a las compañeras no sindicalizadas a acercarse y participar en sus organizaciones gremiales.

Por su parte, las reporteras gráficas señalaron que existe una gran carencia de imágenes que reflejen el avance de la lucha feminista y de las disidencias; producir esos registros se presenta entonces como un desafío urgente. Las fotógrafas exigen también debatir contenidos superadores del machismo que domina las redacciones.

En términos de conquistas se destacó que en Radio Nacional han asumido cargos directivos periodistas de extracción sindical. Ellas son: Silvina Ríos, de LT14 Nacional Paraná; Mariana Steckler, de Radio Nacional Santa Fe y Dolores Plaza, de Radio Nacional Salta.

El pañuelazo final fue la expresión de una militancia a favor de la sanción de la Ley de interrupción voluntaria del embarazo, por un aborto legal, seguro y gratuito; y dejó abierto el camino rumbo al 25N. El Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer es la próxima parada para renovar nuevos compromisos colectivos. Por Zoom y en pandemia. Así se realizó la asamblea, celebrando una agenda propia y el trabajo pendiente para instalar un periodismo de género, tarea tan necesaria como ardua.

* Convocaron a la segunda asamblea: Federación Argentina de Trabajadoras de Prensa (Fatpren), la agrupación Ni Una Menos y la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (Argra).
*La primera asamblea de trabajadoras de prensa en la sede del Encuentro de La Plata se realizó en 2019 y fue un hecho histórico.
*Participaron 120 compañeras de Córdoba, Ciudad de Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata, Jujuy, Tucumán, La Pampa, Neuquén, Santa Fe, Rosario, Comodoro Rivadavia, Chaco, Salta, Bariloche y Entre Ríos, entre otros distritos.

(*) Beatriz Molinari. Es licenciada en Letras Modernas por la Universidad Nacional de Córdoba. Periodista. Trabaja como crítica de espectáculos, artes escénicas y cine en el diario La Voz del Interior. Es delegada gremial en ese medio y actual secretaria de Cultura del Círculo de la Prensa y la Comunicación de Córdoba, CISPREN.