«Las inseparables»: memorias de una íntima amistad

«Las inseparables»: memorias de una íntima amistad

Una novela breve que narra la profunda y trágica amistad juvenil de la autora, Simone de Beauvoir, con Elisabeth (Zaza) Lacoin. Se trata de un libro inédito que la filósofa escribió en 1954 y nunca publicó, pero tampoco destruyó, y que ahora sale a la luz con un epílogo escrito por la hija adoptiva de Simone.

Por Myriam Mohaded

Andrée Gallard (Zaza) tiene nueve años. Es una niña morena, de pelo corto y ojos oscuros y brillantes, que ingresa al centro escolar católico Adeline Desir. Un colegio de clases solemnes, misas y pasillos silenciosos. Allí es donde se encuentra con Sylvie Lepage – alter ego de Simone de Beauvoir- una estudiante muy “formalita”,  atraída desde un primer momento por la personalidad arrolladora de Zaza.

Andrée había dejado sus estudios durante un año por un accidente que le produjo gravísimas quemaduras, hecho que despertó una insondable conmoción en la vida de Sylvie y movilizó en ella un sinfín de preguntas que ahondan en la existencia misma de su ser.  Provenían de familias muy diferentes: mientras los Gallard disfrutaban con holgura su posición acomodada, los Leplage, luego de la primera Guerra Mundial,  se habían venido a menos y Sylvie vivirá ese hostil pero sutil modo de marcar su carencia de pertenencia de clase.

Zaza deslumbraría a Sylvie desde el primer encuentro en la escuela donde forjan los lazos de una amistad de  conversaciones eternas, complicidades  e ironías sobre las costumbres y convenciones pacatas del momento que -aunque parecen tener en la novela un lugar secundario- serían las mismas que condenarían el destino de Zaza. Esas reglas, que agobiarán su existencia de rutinas interminables, de relaciones sociales, tareas domésticas, matrimonios convenidos según la economía, religión e ideología  y convencionalismos, son las que acabarían por asfixiarla.

 “Las inseparables”, las habían bautizado las profesoras de la escuela, y ese es el título del libro que la autora nunca se animó a publicar y que permite hacer diferentes interpretaciones de una relación que dejaría huellas indelebles en el pensamiento de Beauvoir.


“Nos pasábamos las horas muertas hablando de justicia, de igualdad y de propiedad”, cuenta Sylvie. Una amistad que se funde en una mutua admiración, y que va mutando en el tiempo; quizás su primer amor adolescente. “No entiende, por supuesto, en la patética vulnerabilidad de la infancia, esa relación precoz que la fulmina; es a nosotros, sus testigos, a quienes nos resulta tan conmovedora”, escribe en el epílogo la filósofa Sylvie Le Bon de Beauvoir, hija adoptiva y responsable de la edición de la novela inédita hasta fines del año pasado. Acaso trazando un puente entre la realidad y la ficción en un capítulo necesario para comprender las múltiples dimensiones de la relación. Una unión llena de enigmas, como la vida misma, en la que se apoyarán mutuamente para liberarse de las convenciones y expectativas asfixiantes del entorno, ignorándolas de manera irreverente y eligiendo pagar el precio de la libertad y el pensamiento existencial.

El de fines de la primera Guerra Mundial era un contexto que miraba con recelo esa amistad, tanto en el ámbito escolar como en sus propias familias. Una mirada que perduraría en la señora Gallard quien tomaba distancia de la relación con Sylvie, una joven que ya se perfilaba como estudiante de la Sorbona y que podría forjarse su propio destino. Tenía una enorme influencia sobre su hija; su autoridad y su poder generan en ella temor al rechazo y la dejan en una intemperie insoportable, corroyendo “la confianza en sí misma”. 

La muerte temprana de su amiga, antes de cumplir sus 22 años un 25 de noviembre de 1929, caerá como una daga incomprensible, una sombra que persigue a Simone, quien intenta en varias oportunidades inmortalizar a Zaza en su obra literaria, incluso en su propia autobiografía “Memorias de una joven formal”.  La novela íntima fue escrita cinco años después que la autora publicara “El Segundo sexo”, los nombres fueron cambiados pero en la edición actual se rescatan algunas cartas y fotografías de las protagonistas.


Escribe Beauvoir en su dedicatoria a Zaza de la versión original: “Si tengo esta noche los ojos llenos de lágrimas, ¿es porque ha muerto usted o porque yo estoy viva? Debería dedicarle esta historia, pero sé que no está ya en ninguna parte, y si me dirijo a usted aquí es como un artificio literario. Por lo demás, esta no es de verdad su historia, sino sólo una historia inspirada en nosotras. Usted no era Andrée y yo no soy esa Silvye que habla en nombre mío”.

Ficha técnica

Título: Las inseparables
Autora: Simone De Beauvoir
Editorial: Penguin Random House
Lugar y año de edición: Argentina, abril de 2021
Cantidad de páginas: 160