Fleabag: humor e ironía en serie

Fleabag: humor e ironía en serie

Por Rocío Revuelta

Fleabag es una serie inglesa que tiene por protagonista a una mujer que se llama así: Fleabag. Ella tiene treinta y pico, viene de una familia bastante disfuncional. En los últimos años ha sorteado una serie de acontecimientos que repercuten fuertemente en su presente. Hasta acá vamos bien, bien en la línea de un montón de otras series y películas.

El punto fuerte de Fleabag, y lo que la vuelve encantadora, es la manera en que esos sucesos se van revelando a lo largo de los doce capítulos que conforman las dos temporadas. Situaciones que se presentan extremadamente neblinosas son despejadas de una forma muy  especial:  primero van tirando miguitas -casi mezquinando la información- y de repente te pegan un tortazo en la cara.

Es una serie que critica con gracia a la sociedad londinense, con una mirada dramática y a la vez divertida. Derrapa humor por donde la mires, está cargada de ironías y coquetea con el humor negro. Los guiones son inteligentes, rápidos y muy muy provocadores.

Phoebe Waller-Bridge se pone en la piel de Fleabag, y también es la creadora de la serie, lo cual le valió un montón de premios y reconocimientos por su actuación, por la comedia y por el guión, entre otras cuestiones.

Fleabag es cuestionadora. A su manera, o sea es torpemente cuestionadora. Aún sin proponérselo y quizá como algo no voluntario, que se le escapa, cuestiona. Pone en tensión tabúes sexuales, manifiesta las zonas más ásperas de las relaciones familiares, la crudeza de la orfandad, el olor a naftalina de algunos fundamentalismos religiosos, y el complicadísimo desafío de llevarse bien consigo misma.

Con el uso reiterado del recurso de romper la cuarta pared, apela a la complicidad de la audiencia: la mira a los ojos, hace caras y comentarios ocurrentes. Dan ganas de pausarla y volverla a ver. Creo que eso nos hace sentir una especial cercanía con ella. Eso, y que también es muy fácil reconocerse en algunas de sus decisiones, de sus preguntas, de sus observaciones sobre cosas muy trascendentales y muy chiquitas también. La serie propone una suerte de lectura psicológica de los hechos, con bastante espacio y peso a los pensamientos de ella. Te deja con ganas de masticar un ratito más la propuesta, de pelotearla con alguien, y de, en algunos momentos, mirar fijo a la cámara. 

Para aquellxs que como una tengan poca conducta para terminar una serie, Fleabag es la respuesta. Los capítulos son cortos, y muy entretenidos. Ideal para devorar uno detrás de otro, de un tirón. 

Es una serie que mucha gente puede disfrutar, pero particularmente si estás entre los veintisiete y los cuarenta y pico deberías terminar con esta reseña, darte otras vueltas por El Tajo y empezar a buscar algún sitio para verla. La encuentran sin dificultad en Amazon Prime. Lastimosamente no está en Netflix Argentina, es un poco un bajón, pero es fácil de encontrar en esas otras páginas. Armarse de valor y a por ello.

Ficha técnica:

Título: Fleabag

Año de Estreno Temporada 1, 6 episodios, 2016

Año de Estreno Temporada 2, 6 episodios, 2019

País: Inglaterra

Directores: Tim Kirby y Harry Bradbeer

Elenco en las dos temporadas: Phoebe Waller-Bridge, Sian Clifford, Olivia Colman, Bill Paterson, Brett Gelman, Hugh Skinner, Hugh Dennis, Ben Aldridge, Angus Imrie, Jamie Demetriou, Jenny Rainsford, Andrew Scott, Fiona Shaw, Kristin Scott Thomas, Ray Fearon, Christian Hillborg y Jo Martin