Desterrar prejuicios: las mujeres académicas también sufren violencia

Desterrar prejuicios: las mujeres académicas también sufren violencia

“Las trabajadoras docentes tienen que apelar a la licencia psiquiátrica o alguna figura similar para obtener un derecho que les permita resolver todo lo que significa una situación de violencia de género; una situación que, además, siempre está invisibilizada”, apunta la secretaria Adjunta de Adiuc, María Teresa “Keka” Bosio, a la hora de reivindicar la necesidad de que la UNC avance en el otorgamiento de las licencias por este tipo de causales. 

En ese sentido, señala, es necesario desterrar la idea de que las mujeres que tienen trayectoria académica de grado o posgrado no pueden ser víctimas de violencia de género”. En su opinión, es un prejuicio que se ha ido construyendo en el marco de una lógica patriarcal, cuando en verdad “la violencia de género atraviesa a todos los sectores, a todas la clases y a todas las personas de todos los colores”.

Por eso es tan importante, agrega, que este proyecto se discuta en la Comisión Paritaria Local: “Es una propuesta de dos colectivos gremiales, docentes y no docentes, que intenta reparar una inequidad laboral y que apunta a darle una herramienta a lxs trabajadorxs cuando más la necesitan para proteger su vida”.

Cada vez más docentes denuncian

Los datos confirman que, efectivamente, la trayectoria académica o la pertenencia a la Universidad no excluyen a la violencia de género. Puede resultar obvio, pero en algunos sectores sobrevuela la idea de que “a la gente con más formación esto no le pasa”.  La investigación “Condiciones de trabajo y vida cotidiana”, realizada 2020 por Adiuc, la Federación de Entidades Profesionales Universtitarias de Córdoba (Fepuc) y la Facultad de Ciencias Sociales de la UNC informa que alrededor del 20% de lxs profesionales encuestadxs indicó que durante la pandemia hubo un incremento de las situaciones de violencia en su hogar, mientras que otro 20% consideró que las situaciones de agresión y/o violencia durante la pandemia fueron similares a las del contexto de normalidad.

En relación a las situaciones que se registran dentro de la UNC, el último informe del “Plan de Acciones para prevenir, atender y sancionar las violencias de género”, indica que si bien la mayoría de las violencias son ejercidas por estudiantes varones hacia sus compañeras y por los docentes hacia las alumnas, cada vez hay más consultas de docentes universitarias que han atravesado situaciones de violencia de género con sus pares.

Por otro lado, el estudio “Condiciones de trabajo y vida cotidiana” arrojó que el 75% de las mujeres dijeron haber experimentado situaciones de violencia en su ámbito laboral por razones sexo genéricas. En la encuesta participaron más de 2.800 profesionales universitarixs y fue realizada en diciembre último por la Federación de Profesionales de Córdoba (Fepuc), la Facultad de Ciencias Sociales (FCS-UNC) y la Asociación de los Docentes e Investigadores Universitarios de Córdoba (Adiuc).

  • En la foto, la secretaria Adjunta de Adiuc, María Teresa Keka Bosio; el diputado nacional Pablo Carro (ex secretario General de Adiuc); la secretaria Gremial de Aiuc, Leticia Medina, y Carlos De Feo, de Conadu.