Cosas que decir / Cosas que nos pasan /

Cosas que decir / Cosas que nos pasan /

“Algo alrededor de tu cuello” es un libro de Chimamanda Ngozi Adichie, escritora nigeriana y referente feminista, que reúne doce relatos de vidas cuyas protagonistas son centralmente mujeres.

Por Myriam Mohaded

El libro de Chimamanda Ngozi Adichie es una puesta en evidencia de los estereotipos de género y una denuncia del colonialismo, el racismo y otras opresiones a través de una mirada sutil y profunda, que ahonda en diferentes historias de vidas, en resistencias de lo que sucede en la apariencia de tierras  remotas, entretejidas en el tercermundismo omnipresente. 

A través de doce relatos profundos y envolventes “Algo alrededor de tu cuello” es un libro que nos ubica en situaciones diversas, escenarios cotidianos que vivencia cada una de las  mujeres protagonistas. Las historias brutalmente reales se desarrollan entre Lagos y Nueva York y narran situaciones asimilables al aquí y ahora: cómo las diversas políticas públicas afectan y atraviesan la vida de les ciudadanes, la necesidad de comprender los sueños de las nuevas generaciones y la incertidumbre de un porvenir que no está claro cuándo y cómo llegará.  

“Algo alrededor de tu cuello” es el séptimo cuento que da título al libro. El relato tensiona al máximo los temas de  identidad cultural, multiculturalismo y opresiones varias,  a través de la historia de Akunna. Ella  es una joven nigeriana de 22 años, que mediante un sorteo llega a Estados Unidos, un lugar donde cree que todo el mundo tiene un coche y una pistola. Un tío la recibe en su casa, pero a los pocos días se va. Bien se pueden intuir los motivos, en la tierra del toma y daca.

Akunna comienza su andar errático. Consigue empleo de moza en un bar y conoce a un estudiante del último año de una universidad estatal que se ha tomado un  tiempo sabático para viajar por varios países de África,  en búsqueda de “encontrarse consigo mismo”. Y así se lo dice a quien “estaba acostumbrada a tener lo que la vida le daba o  escribir lo que la vida  le dictaba”. Si él la llama, la moza se acerca a su mesa sumida en un mar de contradicciones. “Querías sentir desdén y demostrarlo al llevarle lo que había pedido, porque son igual de condescendientes los blancos que sienten demasiado entusiasmo por África que los que no sienten ninguno”.

Todo sucede mientras una  y otra vez intenta escribir a su casa, primos, tíos, amigos, porque tiene cosas que contar. Pero desestima cada intento. Escribir implica decir que el sueldo apenas le alcanza para pagar su alquiler y que no recibirán los numerosos pedidos que en su despedida le susurraron al oído. Es no permitirse ese acto liberador que implica no sólo contar sino también saber en qué están los suyos. Las expectativas familiares puestas en ella no la doblegan. Y así pasan meses, años, entre la invisibilidad, el amor y la asfixia.

Akunna es una observadora aguda que se detiene en cada detalle y que llega al  límite de agradecer que no la miren como un trofeo exótico o un colmillo de marfil. Pero esa extrema sensibilidad la abruma y le hace sentir algo dentro de ella que lentamente se le enrosca en el cuello y le impide respirar. Hasta que  un día “algo empezó a aflojarse hasta desprenderse”. Es la hora de la toma de decisiones.

Chimamanda Nogozi Adichie (Abba, Enugu, 1977) estudió Medicina en Nigeria, luego Comunicación y Ciencias Políticas en Estados Unidos, para finalmente adentrarse en el pensamiento e historia de África. Es una de las referentes actuales del pensamiento feminista, de la lucha por los derechos de las mujeres, cuya voz corrió por el mundo con su manifiesto Todas deberíamos ser feministas (2012), al que en principio difundió como un mensaje en TEDx Euston y luego se  imprimió como libro. Definirme humanista en lugar de feminista sería escoger una expresión vaga, y negar el específico y particular problema de género. Sería pretender que las mujeres no han sido, durante siglos, excluidas”, dice en ese texto que hoy es lectura recomendada para adolescentes y jóvenes en diferentes países.

Poner en foco

Las historias nos sensibilizan y acercan a un universo de personajes que se rebelan en diferentes situaciones de vida. Abandonan a seres queridos, se sublevan frente al conformismo, matan, y también aman, hacen lugar al humor y la ironía. Parecen relatos remotos, pero paradójicamente pueden situarse, poner en foco, suceder en África, Asia, Latinoamérica o cualquier comunidad del llamado Tercer Mundo.

“Algo alrededor de tu cuello es un libro poliédrico. Doce historias que son una sola, que van tejiendo entre ellas las obsesiones de Chimamanda Ngozi, aquello contra lo que ha tenido que luchar desde que empezó a ver. (…) Ngozi Adichie no finge, es. No impone, ilumina. Dirige el foco de luz sobre lo que consideramos nimio y lo dilata, lo hace crecer provocando que adopte en segundos esa gravedad que no habíamos percibido. Esa realidad que ignorábamos”, afirma en su prólogo la ilustradora Paula Bonet quien invita a leerla para saber que su lucha es también la nuestra.

“La celda uno”; “De imitación”; “Una experiencia privada”; “Fantasmas”; “El lunes de la semana anterior”; “Jumping Monkey Hill”; “Algo alrededor de tu cuello”; “La Embajada estadounidense”; “El Temblor”; “Los concertadores de bodas”; “Mañana está demasiado lejos”, “La historiadora obstinada”, son los cuentos que incluye el libro de Nogizie Adichie en su constante denuncia del colonialismo, el racismo y el sexismo, desde su propia identidad nigeriana.

Aguda mirada

Se puede escoger cualquiera de los relatos que esta aguda narradora incluye en su libro. Por ejemplo, la experiencia de un casamiento arreglado en “Los concertadores de bodas”,en el que se relata el derrotero deChinaza Okafort al irsea vivir al país del norte, donde debe negar hasta su propia lengua, por imposición de un marido que denigra su etnia, sus costumbres, sus hábitos, y llega a obligarla a cambiar su propio nombre.

O bien en “La historiadora obstinada”, que muestra a Nwangba dando pelea sola al dilema de cómo educar a su hijo, atravesada por la disputa por el derecho a su tierra que le fue arrebatada, y las tensiones y violencias entre la colonización y evangelización de las etnias.

“Jumping Monkey Hill”, es un lugar vacacional ubicado en las afueras de Ciudad del Cabo, donde Ajunwa es invitada a un Taller de Escritores Africanos subsidiado por un tal Edward Campbell. Un anciano blanco de Inglaterra, que pretende influir y modelar expresiones de una versión de África racista y sexista.

“El nombre en sí era incongruente y todo él rezumaba la complacencia de los bien alimentados, la  clase de lugar donde imaginaba a los turistas ricos haciendo fotos a los lagartos y volviendo a casa casi sin haberse percatado de que había más gente negra que lagartos con la cabeza roja en Sudáfrica”, dice  la escritora. Allí Adirie relata una experiencia que pone en evidencia los micromachismos y la actitud laxa de sus compañeres a ese extorsivo modo de pretender inducir con sutilezas -por quien organiza el encuentro- una actitud complaciente frente a la realidad.

En el taller participan, además de la protagonista nigeriana, escritores y escritoras de Uganda, Sudáfrica, Zimbawe, Senegal, Kenia, Tanzania. Literatura africana convocada por este lord inglés. Incomodidad y cinismo en el disimulo del choque de culturas. Entre la mirada lasciva, lujuriosa, del organizador del evento, y la salida humorística de una compañera senegalesa que dice que aunque “el tipo soñara, ella seguía siendo lesbiana”, a Ajunwa le da vueltas y vueltas siempre el mismo interrogante “¿Por qué nunca decimos nada?”.

La escritura de Adichie invita a la rebeldía, a decir y a resistir todas esas opresiones que resultan tan familiares tras siglos de sometimiento y discriminación.

Ficha técnica: “Algo alrededor de tu cuello”. Chimamanda Ngozi Adichie. 1º Edición. CABA: Literatura Random House, 2018.