ARGENTINA: Reclamaron al Presidente declarar la emergencia nacional por violencia de género

ARGENTINA: Reclamaron al Presidente declarar la emergencia nacional por violencia de género

El Colectivo de Actrices Argentinas, periodistas, escritoras, abogadas y activistas feministas, junto a Nora Cortiñas, Estela de Carlotto, Rita Segato, Claudia Piñeiro, entre otras, reclamaron por el fin de la violencia machista, a través de una la carta dirigida al Presidente de la Nación,,, en la que pidieron medidas concretas para impedir que continúen los femicidios en el país.

En el comunicado se exige la «emergencia nacional por violencia contra las mujeres y disidencias por razones de género» y que haya «una coordinación efectiva y real entre el Poder Judicial, las fuerzas de seguridad y los municipios» en el marco de la marcha por el femicidio de Úrsula Bahillo.

Uno de los apartados reclama «complementar el sistema de botones antipánico con tobilleras para el denunciado» ya que «no queremos más que sea la víctima la que tenga que demostrar una y otra vez que su agresor viola una y otra vez la restricción perimetral» .

Otros puntos centrales de la propuesta del Colectivo fueron: 

–  Implementación de sanciones a funcionarios judiciales o de fuerzas de seguridad que incurran en errores graves y manifiestos en su tarea de proteger a las víctimas.

– Incorporación de la perspectiva de género en la futura reforma judicial y el efectivo cumplimiento de la Ley de Educación Sexual en todas las instituciones educativas del país de manera urgente.

– Administración del correcto despliegue y funcionamiento de los dispositivos que refieren a la Red Federal de Patrocinio Gratuito ya que existe desamparo de las víctimas a nivel jurídico por su nivel socioeconómico.

En la carta se precisó que la violencia de género «es un problema estructural del país que se profundizó con la pandemia» e indicaron que no pueden «tolerar más la muerte de mujeres e identidades feminizadas» por lo que pidieron que el tema sea «una prioridad del Gobierno nacional y de las administraciones provinciales y municipales».

Entre las compañeras que firman se encuentran: Julieta Díaz, Mariana Carbajal, Gloria Carrá, Irina Hauser, Claudia Piñeiro, Feminismo Villero de la Garganta Poderosa, Luciana Peker, María Seoane, Mercedes Morán, Verónica Llinás y María Florencia Freijo.

¿Qué pasó durante la reunión en la presentación del comunicado?

En un “vivo” realizado por María Florencia Freijo en su cuenta de Instagram, el pasado jueves por la noche, comentó lo sucedido dentro del recinto presidencial.

“En la reunión con Alberto, él manifestó hacerse cargo de esta problemática y voluntad para cambiar las cosas”

“Personalmente quedé contenta con el resultado de la reunión, aunque hayan quedado cosas por definir quedó claro que hay que librar una batalla cultural”, agregó.

“Aunque la crítica directa suele apuntar al Estado Nacional, muchas veces son los Estados provinciales y municipales los que más se resisten a un cambio que incluya perspectiva feminista, esto se debe a la autonomía y la autarquía de cada provincia en la toma de decisiones. Argentina siempre fomenta las críticas en el Poder Ejecutivo o en los Ministerios y la cuestión está muchas veces en que la dimensión del problema debe apuntar también a las gestiones provinciales y municipales”, explicó la politóloga.

“En Argentina leyes no faltan, falta aplicación, y esta aplicación es del operador, es decir del juez. Por eso después tenés un tribunal 9 de Mar del plata donde establece que Lucía Pérez no fue asesinada”, continuó Freijo.

“Nosotros tenemos un mecanismo donde la operatividad de los jueces es una vergüenza. No hay un criterio unificado, además tienen un cargo vitalicio del cual no se los puede remover, sumado que la Ley Micaela no alcanza. Es decir que el problema no viene del Gobierno de turno sino que hay jueces que vienen de un montón de gobiernos y siguen actuando de la misma manera porque no hay intervenciones” afirmó la politóloga.

“Elizabeth Gómez Alcorta, Ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, estuvo presente y dijo que el mismo diagnóstico que llevamos era el que ellos tenían dentro del Ministerio de la Mujer lo cual llamó la atención el haber obtenido los mismos resultados sin tener los equipos técnicos especializados, aunque nosotras mantenemos contacto con juristas y personas allegadas a los mismos diagnósticos”, contó Freijo.

“Es muy interesante que ellos mismos ven que el Ministerio de Género tiene 13 veces más presupuesto que otro momento de la historia Argentina y sin embargo admiten que no alcanza”, continuó.

Freijo transmitió que la ministra de género se mostró abierta y flexible a los requerimientos del comunicado así como también puntualizó los puntos en los que se está trabajando:

– Revisión de la currícula con perspectiva de género en las facultades de derecho.

– Creación de un Consejo Federal como institución estratégica para que el Poder Ejecutivo pueda intervenir y dialogar con los diferentes niveles provinciales en el tratamiento de denuncias y casos de violencia de género.

Freijo expuso que “La representatividad demuestra que en los municipios casi no hay intendentas mujeres. En el ámbito municipal la representatividad política no llega el 20%, 

es decir que allí es donde está enquistado el patriarcado, siendo el lugar donde no se hace seguimiento de denuncias, no se trabaja con las comisarías, ni alcanzan los recursos, a veces hay botones antipánicos y los tienen en un depósito. Esto se debe a que el país tiene una organización pública donde el Poder Ejecutivo Nacional no puede intervenir directamente en los niveles municipales ni provinciales para ejercer mecanismos de control”.

En cuanto a la conformación de un  padrón de registro de antecedentes de violencia de género no se obtuvo una respuesta afirmativa porque se considera que no funcionaría.

Por su parte, Claudia Piñeiro propuso formar un sistema de puntaje donde se determine la prisión preventiva u otro tipo de medidas punitivas a quienes ejercen violencia. 

“Actualmente la misma comisaría es quien se hace cargo de las violaciones a las restricciones perimetrales, y lo que está pasando es que nunca llegan a tiempo. También están faltando acciones concretas contra los jueces que no actúan en casos de violencia. Sin embargo, estas medidas no se están tratando en el Poder Judicial” afirmó Freijo.

“Entonces primero hay que entender que el Estado tiene diferentes Poderes y que es necesario trabajar en cambios: el de las tobilleras dependen del Poder Judicial. Es sumamente necesario pedir por una reforma Judicial Feminista” aseveró.

Para la politóloga “Hay que comenzar a escrachar a los jueces, así como escrachamos al de Úrsula. A su vez, es necesario comenzar a recabar datos sobre el circuito de las denuncias para identificar cuándo toman mal la denuncia”.

“Alberto dijo que se quiere poner al frente de la demanda, quiere reveer los recursos que están destinados. Yo particularmente me quedo con la cantidad de programas que se están diseñando desde el Ministerio de Género rogando que se puedan ejecutar con rapidez. La batalla cultural que propuso fuertemente Fernández en la reunión se basa en campañas de concientización sobre esta problemática de la violencia de género”, agregó Freijo.