ARGENTINA: Las mujeres garantizan 96 millones de horas de trabajo doméstico diario (el triple que los varones)

ARGENTINA:  Las mujeres garantizan 96 millones de horas de trabajo doméstico diario (el triple que los varones)

Economistas feministas dicen que es necesario entender que los cuidados son un sector fundamental para la actividad social, económica y productiva. Según un estudio de la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía argentino, si se pagasen, los trabajos domésticos y de cuidado no remunerado contribuirían 67.438 millones de dólares anuales a la economía argentina, una cifra que la pondría por encima de los aportes de la industria y el comercio.

En Argentina, el 88,9 por ciento de las mujeres realizan la mayoría de las tareas domésticas gratuitas, y le dedican en promedio 6,4 horas diarias, el triple del tiempo que los hombres, según el mismo estudio Las 96 millones de horas diarias que las mujeres dedican a estas tareas les quitan oportunidades de estudio, de trabajo y ocio y tienen un impacto directo en sus economías y calidad de vida, así como en el de sus familias. Es un ciclo vicioso por el cual la responsabilidad desigual en las tareas del hogar hace que las mujeres pierdan oportunidades laborales y que contribuye a la brecha económica de género: ganar menos hace más cuesta arriba redistribuir las tareas del hogar.

Por su parte, desde CEPAL señalan que a causa de la pandemia hubo en la región una “contundente” salida de las mujeres de la fuerza laboral relacionada a la necesidad de atender demandas de cuidados en sus hogares.

Los datos dan cuenta de cómo las restricciones de la cuarentena bajo contexto de pandemia dejan al descubierto la magnitud de las tareas que realizan las mujeres en el hogar. Este trabajo, central tanto para el funcionamiento de las familias como de las economías de cada país, fue históricamente invisibilizado como tal. Un desafío actual consiste en la desnaturalización de la asignación a las mujeres de estas labores gratuitas o mal pagadas.

Por esto es necesario plantear y conseguir una redistribución de responsabilidades, con hombres que no “ayuden” sino que cumplan a la par de las mujeres; así como también es necesario contar con el acompañamiento de políticas públicas.

Durante la pandemia quedó al descubierto que son cada vez más las mujeres que se ven desbordadas por las responsabilidades que deben cumplir: a los quehaceres domésticos se le suman el teletrabajo y la educación de los niños en el hogar.

Tomar conciencia de esta realidad nos brida una oportunidad única para movilizarnos por una redistribución más justa y equitativa de los cuidados. Lograrlo es clave para cerrar brechas de género y reducir la pobreza.

Informe completo en: https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/los_cuidados_-_un_sector_economico_estrategico_0.pdf