ARGENTINA: Comenzó el debate con foco en salud pública, justicia social y derechos humanos

ARGENTINA: Comenzó el debate con foco en salud pública, justicia social y derechos humanos

LOS 10 DÍAS QUE CONMOVIERON NUESTRO MUNDO

Martes 01 de diciembre: Comenzó el debate con la presencia de la Secretaria Legal y Técnica, el Ministro de Salud y la Ministra de la Mujer, Género y Diversidad

Con la intervención inicial de Vilma Ibarra, secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, seguida de la del ministro de Salud Ginés González García y con el cierre a cargo de la ministra de la Mujer, Género y Diversidad Elizabeth Gómez Alcorta, se dio el puntapié inicial al debate del Proyecto de Interrupción Voluntaria del Aborto.

Con el Proyecto enviado por el Poder Ejecutivo se pretende una ley que atienda y cuide a las mujeres, en particular a las más vulneradas. En nuestro país, según expresó Vilma Ibarra, “el aborto puede ser seguro si uno tiene forma de costearlo, pero en general aquellas personas más vulneradas en sus derechos son las que se encuentran en peores condiciones y deambulan en situaciones alarmantes frente a abortos clandestinos, donde suelen estar en riesgo su vida y su salud”. Además, recordó que “la política de penalizar a la mujer que interrumpe su embarazo fracasó y generó una invisibilización de miles y miles de abortos clandestinos».

A continuación intervino el ministro de Salud y recordó los tres motivos centrales por los que impulsó siempre la IVE: prevenir los embarazos adolescentes y en general los no intencionales, defender los derechos de las mujeres y promover la justicia social. Ginés González García señaló que «El 80% de los embarazos de los menores de 20 años en la Argentina son no intencionales» y aseguró que el tema del aborto clandestino es un grave problema de salud pública, “pero tiene solución» y dijo que se trata de «un problema serio». En ese sentido, explicó que con la legalización del aborto «eliminamos una causa de muerte»; recomendó el uso del misoprostol “como forma de hacer desaparecer los riesgos para la paciente al momento de interrumpir su embarazo” y explicó que este medicamento “no reviste ningún problema desde el punto de vista terapéutico”, salvo el precio (entre seis mil y ocho mil pesos en las farmacias) “con lo que representa una barrera más de acceso para muchas argentinas». Con este argumento y con ejemplos estadísticos contundentes, insistió en que la Ley (de Interrupción Legal del Embarazo) genera justicia social porque “quienes tiene más problemas para acceder a ella de forma segura son las mujeres vulnerables”.

Finalmente, repitió su conocida frase: «Si esto fuera un problema masculino ya estaría resuelto hace mucho tiempo”.

Para terminar con la presentación a cargo de la delegación del Ejecutivo tomó la palabra la ministra de la Mujer, Género y Diversidad Elizabeth Gómez Alcorta, con una detallada descripción del Proyecto del Ejecutivo y afirmó que la Ley «viene a dar una respuesta concreta a un problema de salud pública».

La ministra afirmó que “la legalización de la interrupción del embarazo disminuye la mortalidad materna, salva la vida de mujeres»; añadió que «la legalización del aborto implica un ahorro para el Estado» y que «no estresa el sistema de salud” si no todo lo contrario. Para terminar, insistió en que «la legalización disminuye los abortos, que es algo que deseamos todos y todas».

A continuación comenzaron las exposiciones de las personalidades invitadas, con opiniones a favor y en contra del Proyecto de Ley. En defensa de la legalización se profundizaron los argumentos de salud pública y derechos humanos, con la novedad de acompañar esta Ley con la sinergia del Proyecto de los mil días.

Con escasas o nulas novedades se manifestaron las voces en contra de legislar, con argumentos pseudocientíficos sobre el origen de la vida, reforma de la ley de adopción y demás cuestiones de índole privada. La novedad fue quizás que por primera vez y de forma unánime se explicitó el consenso sobre el fracaso de la penalización y la necesidad de no castigar a las mujeres que se ven obligadas a abortar.

Pero la convicción explícita de terminar con el aborto clandestino sólo se escuchó en las argumentaciones a favor de la Ley.

Las exposiciones continuarán el miércoles 2.