ARGENTINA: 1º de mayo, El mundo del trabajo sigue siendo un territorio hostil

ARGENTINA:  1º de mayo, El mundo del trabajo sigue siendo un territorio hostil

Una encuesta realizada recientemente en Argentina refleja la desigualdad, acoso y discriminación que reciben las mujeres y el colectivo de la diversidad en el ámbito laboral. Las cifras hablan por sí solas: más del 80% de las mujeres sufrieron situaciones de violencia y acoso en el trabajo.

Junto a las tareas de cuidado y la brecha salarial, que se ubica entre el 27 y el 30%, un sondeo realizado por el portal de empleos Bumeran, junto a la ONG GROW – género y trabajo – , el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género ELA, la consultora NODOS y la Fundación AVON, y del que participaron 1852 personas de entre 18 y 60 años, demostró que la violencia de género en el trabajo sigue siendo un problema grave.
La violencia laboral, esa forma de abuso de poder que provoca la exclusión o sometimiento de las mujeres y de la diversidad sexual, puede manifestarse como agresión física, acoso sexual o violencia psicológica, y desplegarse en sentido ascendente, descendente o también entre pares. Según los resultados arrojados en la encuesta un 81% de las mujeres asegura que vivió una situación de violencia o acoso.
Los comportamientos asociados al acoso sexual, por ejemplo, los acercamientos físicos inapropiados, los contactos físicos sin acceso carnal, con violencia y sin consentimiento, o la solicitud de favores sexuales a cambio de beneficios o promociones laborales, son la realidad que viven día a día las mujeres.
En la misma línea que las mujeres, las personas TQ+ también reciben de manera desproporcionada situaciones de acoso sexual, aún en mayor proporción que las mujeres cis. En la categoría “de parte de quién han recibido acoso”, se detectó que lo más frecuente es que las violencias se ejercieran por parte de un jefe directo o de un líder varón no jefe directo.
Pero ante un acto de violencia, casi el 30% de las personas sólo pudo comentarle el hecho a unx compañerx, mientras que aproximadamente el 28% decidió no hacer nada al respecto; en cuanto al 70% restante optó por denunciar por fuera de la empresa/institución, acercarse a RRHH, hablar con quien ejercía violencia o contarle a un líder.
Una de las problemáticas que se mantiene en el mercado laboral es la organización en base a una división sexual del trabajo que permite y sustenta desigualdades estructurales entre varones, mujeres y otras identidades.
Según este estudio el 88% de las mujeres recibió algún chiste, comentario sexista, machista y/o discriminatorio. El 15% de las encuestadas manifestó que le solicitaron favores sexuales a cambio de un beneficio laboral, lo que asciende a casi el 35% cuando se trata de LGBT+.
Con respecto a los vínculos, una gran parte de lxs encuestadxs percibe desigualdad en cuanto al trato laboral respecto al género, como por ejemplo: acoso, sobrecarga de tareas, cambio de funciones, incremento de objetivos, tareas fuera del cargo ocupado, etc. Es así que un 36% de las mujeres recibieron alguno de estos tipos de trato desigual en comparación de sus compañeros varones CIS y un 40% de las personas autopercibidas como no binaries.
Un 44% de las mujeres encuestadas afirmaron haber sido denigradas o ignoradas cuando manifestaron una opinión profesional o laboral y esta cifra asciende a más de un 50% cuando se trata de LGBT+. En cuanto al acoso laboral, un 26% de las mujeres encuestadas han recibido comentarios inadecuados sobre su cuerpo y/o vestimenta.
La expectativa del total de las personas encuestadas para revertir esta situación no es nada esperanzadora: casi el 60% afirma que a pesar de las denuncias no existe ningún plan de acción por parte de las compañías.

Imagen: iStockphoto